A principios de otoño del 2014, abriéndome paso (de hormiguita) entre la maraña de miles de millones de páginas webs del ciberespacio, os presenté la mía. «Quien es en la red, es», me decían y tenían razón, supongo. Por eso, me lance con un par de calabacitas atadas a la cintura y retrayéndome la audacia. « ¿De qué o de quién hablaras, eh? ¿Consejos de escritura, tu? Ja!», me torturaban las voces (aquellas que siempre nos dan la tabarra). Saqué pecho (metafóricamente hablando), las envié a hacer puñetas y semana tras semana he colgado un nuevo post. Actualmente, creo que hay más de 80.

Me gusta exprimirme el coco pensando en cómo escribir lo que quiero escribir y cómo hacerlo atractivo, interesante, divertido y didáctico (deformación profesional). Me gusta, también, y mucho, recibir y contestar vuestros comentarios (esto último es una indirecta).

Por la web ha pasado medio año y como estamos en primavera y entramos a la semana más literaria y enamorada de todas las semanas del año, ¡vamos de estreno!

Gracias a Nelly Monterde que me ha escuchado y ha plasmado mis ideas, a menudo contradictorias, en la primera y en esta segunda web

Gracias a Angie San por el logo.

Y gracias a todos los que me habéis aguantado el rollo hasta el final.